Nuevas tecnologías aplicadas al fútbol [9 sistemas infalibles]

nuevas-tecnologias-aplicadas-al-futbol

No vamos a descubrir nada nuevo al decir que la aparición de las nuevas tecnologías aplicadas al fútbol supuso, y sigue suponiendo, un avance en todos los ámbitos que engloban este deporte a nivel profesional.

No solo podemos afirmar que con su llegada se ha visto favorecido el trabajo de jugadores y entrenadores. Ya que, gracias al uso del Big Data, se consigue mejorar su sistema de preparación, seguimiento y potencia el rendimiento final de cada uno de los jugadores y del team al completo.

Además, gracias a éstas, se han comenzado a perfeccionar otras áreas como son la del soporte arbitral, garantizando una toma de decisiones mucho más justa y equitativa. Al mismo tiempo, que la aplicación del reglamento oficial, basado en hechos totalmente objetivos, que en muchas ocasiones son difícilmente perceptibles para el ojo humano.

¿Quieres conocer las herramientas de las que estamos hablando?

A continuación, vamos a desglosar las 9 nuevas tecnologías aplicadas al fútbol que consideramos que han revolucionado el deporte madre y no debemos perder de nuestro radar, tanto como entrenadores, como gestores de equipos o como aficionados.

App de entrenamiento

Arrancamos con las app de entrenamiento para fútbol, donde podemos englobar todo tipo de funcionalidades específicas con las que se pueden trabajar diferentes ámbitos como:

  • Gestión de equipos.
  • Rendimiento de los jugadores.
  • Planificación estratégica.
  • Estudio de las tácticas.

Y una de las app para entrenamientos que logra abarcar tres de los campos más importantes para los entrenadores es Bcoach.

Creada para fútbol y futsal, reúne todo lo necesario para trabajar:

  1. Diseño con pizarra táctica.
  2. Control de estadísticas de partidos.
  3. Diseño de tareas: inserción de elementos técnicos,

Dispone de versión app y versión web, para mayor comodidad en su uso.

VAR

El VAR (Video Assistant Referee) o árbitro asistente de vídeo, es conocido como la tecnología que favorece los resultados más objetivos y justos en el terreno de juego.

Es el comodín ante cualquier tipo de duda que haya acontecido durante el partido.

Su funcionamiento se basa en un sistema de cámaras, estudiadamente colocadas en el campo de juego, que captarán todas imágenes durante el encuentro.

Al mismo tiempo, se cuenta con un espacio apartado con las pantallas que emiten las imágenes captadas por dichas cámaras, y un equipo de árbitros de la LaLiga que se dedican en exclusividad a su análisis.

¿Cuál es el punto positivo del VAR?

Que permite ver desde diferentes puntos de vista una misma jugada de manera detallada. Lo que facilita la toma de decisiones posterior que, independientemente de lo que marque, corresponderás al árbitro principal.

Sin embargo, no siempre se puede acudir al VAR, la FIFA tiene establecidos las situaciones concretas en la que se puede solicitar:

  • Goles o errores acontecidos en la jugada previa al gol.
  • Penaltis o incidentes en la antesala del lanzamiento.
  • Tarjetas rojas directas.
  • Errores durante la identificación de jugadores.

El árbitro es el único encargado de solicitar una revisión del VAR, dejando al resto del equipo técnico de cámaras, y arbitral, la opción de recomendarle revisiones en ciertos momentos.

Para su ejecución, solo tendrá que realizar una señal estandarizada con sus manos de una pantalla de televisión. Si cualquier miembro de los equipos técnicos o jugadores la realizan porque no están conformes conllevará una sanción hacia ellos.

Balón de fútbol inteligente

Aunque su aspecto visual sea similar al de una pelota de fútbol tradicional, todo lo restante es completamente diferente.

Tanto su parte interior como la capa externa está formada por un conjunto de sensores que captan cualquier tipo de acción directa que se realice con la bola.

Su función principal es la de monitorizar las diferentes jugadas, como por ejemplo, comprobar la potencias de un disparo, medir la velocidad del lanzamiento, ver el número de impactos o toques, ver la dinámica o calcular la dirección y trayectoria que ha llevado el balón.

Ojo de halcón

El ojo de halcón o “hawk-eye” lleva muchos años siendo un instrumento muy conocido, sobre todo, gracias al mundo del tenis.

Es habitual confundirlo con el VAR, pero, aunque tenga similitudes técnicas, vamos a analizar cuáles son sus diferencias tanto a nivel técnico como funcional.

Este sistema está integrado por varias cámaras (a 60 frames/segundo) colocadas estratégicamente en la parte superior de diferentes zonas del estadio con el objetivo de captar diferentes ángulos.

Las imágenes hacen un seguimiento milimétrico de la pelota y son lanzadas a una sala para su análisis gracias a su recreación en 3 dimensiones y a la triangulación.

Cuando detecta una situación, como un gol o un fuera de juego, el sistema lanza un mensaje al árbitro oficial a pie de campo a través de un reloj digital especial, y a los árbitros del VAR.

Aunque el VAR puede haber detectado la jugada antes, y en ese caso habrá puesto en sobreaviso al árbitro.

Hay que tener presente que la precisión es casi al 100% lo que garantiza resultados milimétricos.  

Gafas de realidad virtual

Realizar entrenamientos mediante sistemas inteligentes de realidad virtual ha supuesto un avance a pasos agigantados en las mejoras individuales de los jugadores.

Tener la posibilidad de visualizar a tiempo real jugadas, tácticas y llevarlas al terreno de juego sin que éstas estén ocurriendo, es una revolución en el mundo del fútbol.

Son algunas las compañías que ya han lanzado al mercado este tipo de dispositivos, como las gafas de realidad virtual.

Gracias a su uso está comprobado por los directores deportivos que mejoran exponencialmente la capacidad cognitiva, la capacidad de concentración y la de atención a los detalles.

Una de las prácticas más habituales es la de replicar jugadas ya acontecidas para trabajar otras acciones diferentes y ver si los resultados serían positivos o habría que seguir trabajando en ellas.

El punto positivo es que es un dispositivo que se adapta a los diferentes roles de la plantilla, como delanteros, defensas y hasta entrenamiento para porteros, donde se potencia los paros y tiros a puerta, en este último caso.

Prendas de ropa inteligentes

Una de las nuevas tecnologías aplicadas al fútbol que se encuentran en proceso de integración en los equipos profesionales son los elementos que van adheridos al cuerpo de los jugadores.

Hablamos de camisetas, chalecos, zapatillas o cualquier elemento conectado a una red de sensores que sirven para medir la capacidad corporal y exportar los datos para analizar su rendimiento posteriormente.

¿Con qué objetivo su utilizan?

  • Conocer el estado físico.
  • Monitorizar su salud: nivel de cansancio, aceleraciones, capacidad respiratoria, pulsaciones, estrés …
  • Parametrizar sus resultados.
  • Crear un histórico para ver la evolución.
  • Tomar decisiones para mejorar su rendimiento.

Dispositivos de control del estado del jugador

Monitorizar los signos vitales de los jugadores es una de las acciones más importantes para el cuerpo técnico encargado del estado físico de cada uno de ellos.

Esto se ha llevado a cabo durante años con métodos de medición más tradicionales, pero gracias a la irrupción de nuevas tecnologías aplicadas al fútbol, estos sistemas electrónicos se han convertido en un imprescindible en todos los clubes.

Y no solo se utilizan durante los encuentros, sino que son parte relevante en los entrenamientos, pretemporadas y sobre todo, en los fichajes.

Mediciones de esfuerzo, ritmo cardiaco, temperatura corporal, entre esos, son los ratios que se tienen en cuenta.

Teniendo en nuestro poder los datos podemos analizar y tomar decisiones para mejorar sus resultados y evitar posibles futuras lesiones.

Al mismo tiempo, se puede guiar en el ámbito de la nutrición en base a sus necesidades corporales. Una parcela muy importante en la salud física y mental de los jugadores.

En conclusión, aplicar las nuevas tecnologías aplicadas al fútbol es un imprescindible en todos los clubes que quieran aumentar el rendimiento de sus jugadores, potenciar las capacidades individuales y colectivas, y planificar rutinas que mejoren los resultados globales a corto-medio plazo.

Comparte este post